Capítulo 3. 2. Hemorragias digestivas

7. DIAGNOSTICO DE LA LESION SANGRANTE

7. 1. ENDOSCOPIA GASTRODUODENAL

La prueba fundamental para determinar la etiología e intensidad de la hemorragia es la endoscopia del tracto digestivo. Cualquier paciente es tributario de esta técnica, dada la escasa morbi-mortalidad . Se debe realizar en las primeras 12 horas (20) de la admisión en el hospital, después de la estabilización hemodinámica, teniendo una precisión diagnóstica del 90-95% para las diversas patologías.

El objetivo es diagnótico (identificar la lesión ), pronóstico ( estimar el riesgo de recidiva ) y terapéutico.

En pacientes que han presentado una hemorragia aguda, pero autolimitada, la endoscopia podrá realizarse dentro de las 24 horas del ingreso, excluyendo a pacientes con cirrosis, posible fístula aorto-entérica o evidencias de recurrencias de sangrado (4) en los cuales se deberá realizar lo antes posible. En presencia de hemorragia masiva y shock el examen endoscópico puede ser realizado en el quirófano previamente a la intervención.

Las complicaciones de esta técnica son mínimas e incluyen : perforación, aspiración, hemorragia inducida, hipoxia e hipotensión.

La ecoendoscopia (EE) es un técnica diagnóstica en expansión creciente desde hace poco más de una década. Entre las indicaciones establecidas universalmente figuran: a) estadificación local de neoplasias digestivas, b) estudio de lesiones submucosas y de pliegues gástricos engrosados y c) localización de tumores neuroendocrinos pancreáticos (21, 22).

La EE con punción-aspiración tiene una especificidad diagnóstica del 100% y una sensibilidad del 91%, siendo la certeza diagnóstica del 83% en toda la literatura revisada (21, 22, 23).

Esta técnica permitirá en un futuro predecir la recidiva hemorrágica. Estudios recientes sugieren que la recidiva no se produce en ausencia de una señal Doppler en la base de la úlcera (24).

7. 2. SIGMOIDOSCOPIA/COLONOSCOPIA

En los casos de hemorragia gastrointestinal baja el paciente deberá ser sometido a una colonoscopia urgente. Con esta técnica se puede llegar al diagnóstico entre el 70 - 95% de las veces, y con la colonoscopia terapéutica se puede actuar sobre una gran variedad de lesiones sangrantes como angiomas, pólipos y carcinomas sangrantes en pacientes no quirúrgicos. Sin embargo, no ha tenido resultados satisfactorios en hemorragias provocadas por divertículos (5).

7. 3. GAMMAGRAFIA CON Tc 99

La gammagrafía con hematíes marcados con Tc 99 detecta la hemorragia cuando la velocidad de sangrado es tan baja como 005-01 ml/min. El principal inconveniente es su baja especificidad ( 20% ) comparada con una sensibilidad del 90%. Así, a pesar de ser una técnica no invasiva para el diagnóstico temprano, su utilización no puede excluir la realización de una colonoscopia o arteriografía para confirmar y definir la causa de la hemorragia.

7. 4. ARTERIOGRAFIA MESENTÉRICA

La arteriografía es capaz de detectar la hemorragia cuando la velocidad de sangrado es de 05 ml/ min. Sin embargo, en el caso de una hemorragia moderada o intermitente se encuentra indicado un rastreo con radionúclidos antes de la arteriografía. Para una hemorragia masiva contínua es la primera modalidad diagnóstica. Sheedy et al recogieron un 12% de falsos negativos.